Era pájaro de Sol (sin alas)


La espiaba, a la pequeña Cuentacuentos que se asoma al alféizar todas las tardes, para observar el Sol caer; esa a la que le gustaba quedarse allí, quieta como una estatua, capturando con las pupilas los últimos rayos de calor antes de que la noche inundase el cielo. 

¿Y cómo no iba a hacerlo? Si es que a las chicas de verano el Sol es lo único que les alimenta ese corazón tan vivo que tienen: rojo, bien calentito, capaz de templar el latido más frío de cualquier muchacho de invierno. Y el suyo, ¡el suyo era tan brillante! A mí me gustaba espiarlo hasta que el telón celeste caía y ella decía adiós al Sol con un gesto de la mano y lagrimitas en los ojos: con los bumbums del pecho tan acelerados que parecían hacerle una carrera al mismísimo mundo. 

Me gustaba espiarla, sí, pero no pienses mal de mí: que después del atardecer sólo la observaba durante ese rato en que el suelo parecía quedársele pequeño bajo los pies, en los que la mirada se le perdía en el pequeño pisito oscuro y el corazón henchido parecía temblarle de miedo. 

Y es que ella era una chica de verano, ¿sabías? y a corazones como ése no se los puede tener presos. 

Me gustaba espiarla, sí, a ella y a su costumbre de pajarillo que adoptaba tras cada atardecer: De puntillas sobre las baldosas, con los brazos estirados en una cruz desigual. Siempre cerraba los ojos, pero a mí me gustaba imaginar unas pupilas incandescentes bajo sus párpados, porque sabía que nada la haría más feliz que el Sol iluminándola otra vez (bueno, quizás sí había algo, y es que aunque ella no hablara, los brazos extendidos y sus latidos gritaban sus intenciones por ella):
Despegar sin planear aterrizaje. Batir ilusiones, remolinos de oxígeno. Desplegar las alas que no llegó a tener nunca y volar.


¡hola a todos! ¿cómo puedo llevar tanto tiempo sin actualizar?
Aquí está mi sorpresita de feliz año, ¡espero que os guste a todos!
Dulce 2012, Cassiël :)

19 comentarios:

  1. Yo también soy una chica de verano. No tan mágica como ella, pero con el corazón con ganas de echar a volar.

    (abrazos enormes y feliz año)

    ResponderEliminar
  2. chica de verano, qué mona :)

    ¡dulce 2012 para ti!

    ResponderEliminar
  3. Yo también soy chica de verano aunque para gustos colores.
    La última frase es sublime :)

    ResponderEliminar
  4. *-*
    feliz año a ti también

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado, como siempre...
    Feliz año :)

    ResponderEliminar
  6. Feliz año Cassiel :)
    Hacía mucho que no leía uno de tus relatos. Son todos hermosos. Como este de Cuentacuentos.

    Yo soy una chica-invierno, pero también me gustaría volar, como a ella.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. "bumbums del pecho tan acelerados que parecían hacerle una carrera al mismísimo mundo." (L)
    Qué chica verano más dulce :)
    Un beso enorme, y feliz año!

    ResponderEliminar
  8. Ains que bonito texto *-*
    Que pases un feliz año tu también eh, besos.

    ResponderEliminar
  9. Buf, he visto en el escritorio que por fin había una nueva entrada en tu blog, y lo he leído con ansia, ¡Me tienes encandilada con tus textos!
    ¿Sabes? Yo creo que soy una chica con corazón de invierno. Es fácil hacerte con él, y me gusta quedarme en un sitio al que llamarle "hogar", no soy aventurera, le tengo miedo a volar.
    Feliz año <3

    ResponderEliminar
  10. Me encanta, como siempre! 'Desplegar las alas que no llegó a tener nunca y volar'...
    Feliz 2012! :)

    ResponderEliminar
  11. Las chicas veranos queremos tanto al Sol...

    (¡qué bien que hayas regresado! Y feliz año)

    ResponderEliminar
  12. "Y es que ella era una chica de verano, ¿sabías? y a corazones como ése no se los puede tener presos." *-*

    ResponderEliminar
  13. El sol me recuerda al ángel de la guarda, no sé por qué, quizás es que lleva tanto tiempo ahí, siempre vigilante..

    ResponderEliminar
  14. Con bienvenidas de año como esta auguro un año 2012 bueno bueno bueno. Me ha encantado!
    : )

    ResponderEliminar
  15. Pues esta chica de verano es pura dulzura y magia así que, no me extraña que la espíe para llevarse consigo una gran sonrisilla

    (Me alegro de que vuelvas, se echaban de menos tus fantásticos textos. ¡Feliz 2012!)

    ResponderEliminar
  16. Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes a munekitacat19@hotmail.com
    besoss
    Catherine

    ResponderEliminar
  17. Como siempre un increible trabajo, me encanta pasarme por este blog, siempre hay alguna sorpresa agradable.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. Hermoso! Tienes una nueva suscriptora :D
    Saludos desde http://le-reve-couleur.blogspot.com/ (:

    ResponderEliminar

Las tormentas en verano son la única anomalía no-cardiovascular que siempre he querido investigar: Como si el invierno y el verano dejasen de ser rivales por un momento, para amarse con una pasión grande como lo es el mundo, constelaciones y todo.

(si tienes algo que decir, hazlo ya; Que el café se enfría y C. nunca fue paciente)