Babú es una mini-tundra en lata.

Tendrías que verla los días de frío! Cómo se acurruca las costillas contra la niebla incipiente, cómo restriega sus párpados contra las gotas de lluvia que resbalan y caen al vacío, cómo podría tirarse en el césped mojado horas, observando las nubes tomar mil formas que se inventa, que me dibuja suavecito en la tripa cuando me tumbo junto a ella. (Qué mágica que es Babú)

Y si no hay días de frío.. Pues ella se los inventa!

Es algo digno de ver cómo entra en el supermercado y va disparada al sector de congelados, y se tira en plancha a por unos palillos de cangrejo o unas empanadillas de atún (se pasa el envase por la piel al descubierto, por los pliegues del codo y el interior de las muñecas, soñando quiénsabequé; Aunque a mí me gusta pensar que delira con su gélido hogar)

Que vuelve a Leponia, Noruega, Finlandia.. ¡La mismísima Antártida, madre de todo el helor! (de donde seguramente ella era emperadora: Imposible que no lo fuera, siendo ella como es;)


   eeeUna mini-tundra en lata: Babú, mi pequeño cajón de aguanieve.

11 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Yo quiero una Babú. Voy a bajar al super ahora mismo a por unos helados, a ver si me la encuentro merodeando por allí.

    ResponderEliminar
  3. mmm... Babú es frescura... Al igual que tu blog. Fresco como esos palitos de pescado que Babú quiso tocar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta Babú, si, me gusta :)

    ResponderEliminar
  5. Pues te voy a contar que me gusta Babú (mucho). Igual que tu blog :)

    ResponderEliminar
  6. (Gracias por tu rastro en mi blog, la verdad es que Ru también querría verlo incrustado en el asfalto -como bien has dicho.-)

    Me quedo por aquí también,
    Babú me gusta mucho, mucho :)

    Crêpes
    rellenos de
    Nutella.

    ResponderEliminar
  7. Qué mujer tan adorable Babú. Me ha encantado (y la foto de tu cabecera igual). La parte buena del frío es que hace que nuestro interior sea más caliente. A mi por lo menos me apasiona más la nieva que todo el sol del mundo. Besos, te sigo.

    ResponderEliminar
  8. es que no puedo dejar de decirte lo mismo, tienes un don especial por cantar dibidi dabidi bu y hacer magia.
    (Babú, yo hace tiempo también tenía un personaje en uno de mis blogs viejos que se llamaba Babú, por el diminutivo de Vainilla en Fairy Oak - libro que de pequeña me impresiono por sus dibujos maravillosos - gracias por acordarme de ese personaje a quién tuve tanto cariño, hay veces que esas cosas pasan, entras en algún blog y ves alguna cosa que te trae un recuerdo muy fuerte de una época, luego solo queda decir; te mando un abrazo gigante. y volver con Peter Pan a volar hasta Nunca Jamás)

    ResponderEliminar
  9. Como me gusta Babú, seguro que me llevaría bien con ella, con lo que me gustan a mi los gorritos de lana, los guantes calentitos y el frío en la nariz colorada.
    Un beso (con olor a nieve derretida)

    ResponderEliminar
  10. ou, que dulce!
    yo tambien quiero uno asi! jajaja!!
    me encanto esa frase de que si no hay frio, pues se lo inventa! muy lindo!

    besitos Ü

    ResponderEliminar

Las tormentas en verano son la única anomalía no-cardiovascular que siempre he querido investigar: Como si el invierno y el verano dejasen de ser rivales por un momento, para amarse con una pasión grande como lo es el mundo, constelaciones y todo.

(si tienes algo que decir, hazlo ya; Que el café se enfría y C. nunca fue paciente)