Cuando Caperu(cita) se me acercó y se sacó una tarrina de la sudadera, casi no me lo creí.


Y no me hizo más falta que ver su sonrisa para saber que la había convencido. La había convencido para que me hablara de su mundo, un mundo en que los pájaros cambian su plumaje por escamas relucientes, se esconden en madrigueras y le ladran al Sol. Donde las bestias rugen compases más claros y limpios y cantan valses a la primavera, que tímida, comienza a asomar. Donde hoy, los búhos son los poetas del bosque y la Luna se posa en las copas de los cedros, durmiendo sin mantas que tapen esas luminiscentes clavículas que deja al descubierto.

Quizá por eso, como buena aventurera y captora de poesía salvaje que es, Caperu(cita) ha cerrado bien los ojerosos párpados y, tarro y red en mano, ahora vuela hacia allí (y del corazón me lleva cogida)

A Caperu(cita) le gusta batir las pestañas y crear tormentas con ello; hablar de constelaciones y comer castañas asadas; reír y provocar la taquicardia de más de un lobo (que no, que en este mundo Caperu y los lobos no se dan mordiscos; aunque sí más de un abrazo)

Y hoy, por arte de magia (aunque nunca creí en ella hasta ahora), Caperu(cita) confía en mí, y, ni lenta ni perezosa (que en su mundo eso está prohibido) me ha contado la primera de sus aventuras: de cómo se colgó de las ramas del cedro donde dormía la Luna, para taparla con una esquina de cielo antes de que cogiese una neumonía. Porque ya conocemos el dicho: Si la Luna se resfría, monstruos y bestias la espían, (y tú pensarás: ¡Caperu no puede permitir que bichos peludos y monstruos pardos le rompan los huesos a nuestra luminosa damisela! Pero tranquilo, que ella lo tiene todo bajo control:)

Caperu(cita) sin miedo ya ha luchado contra monstruos y subido a lomos de gigantes (no sólo los ha vencido, sino que los ha engatusado con su tarro de poesía y ahora son sus amigos)


Lo sé, sé que podría estar mucho mejor, pero es lo único que he podido hacer 
(Caperu(cita) está siendo difícil de descubrir: A ver si con el tiempo confía más en mí)
PD: Sé que hay muchos personajes distintos en el blog, pero he decidido
presentarlos primero todos y luego ya centrarme en sus respectivas historias)

17 comentarios:

  1. Yo quiero que Caperu también venga a visitarme un día de estos y me arrope para no dejar que pille un resfriado.

    (a mí me gusta cómo llevas el blog, presentando a los personajes primero :) y, dejame decirte, los que tardan en ser descubiertos por completo son los mejores)


    Una bolsita llena de sugus de piña.

    ResponderEliminar
  2. Ladrarle al sol es un buen plan!!

    ResponderEliminar
  3. que lindo nombre caperu :P

    besotes!

    ResponderEliminar
  4. Caperu promete. Quiero saber más de ella. Espero descubrirla poco a poco en este blog. :)
    Está genial la entrada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  5. Caperu... fuí caperu durante un tiempo ¿sabes? La Caperucita que se enamoró del Lobo (y ni siquiera sabía com iba a terminar mi historia, ni como continuaría).
    Eres genial, tu caperucita seguro que terminará por dejarse descubrir.

    ResponderEliminar
  6. Pues Caperu a mi me está gustando mucho (y me gustará aún más cuando empiece a dejar verse del todo)

    Crêpes.

    ResponderEliminar
  7. eyy caperú ha de ser un encanto!!

    ResponderEliminar
  8. Por favor, que preciosidad.
    Caperu es una ricura y no me importaría que me hiciera una visita.

    ResponderEliminar
  9. Es lo que pasa cuando decides empezar un blog: que al principio parece todo un poco caótico por el montón de ideas que quieres enseñarle a la gente, pero ya verás como con el tiempo la gente que te lee empieza a centrarse en las historias y se enamora de los personajes (porque ¿quién no va a enamorarse de Caperu, por favor? ¡si es entrañable!)

    ResponderEliminar
  10. Precioso. Me necanta tu forma de expresarte

    ResponderEliminar
  11. ¡Pero que disparates son esos! Si es precioso, mas que eso. Caperu tiene una personalidad de las mejores, y el blog es muy bello. Sin contar que el texto fue fascinante.
    Concuerdo con Patri, al principio sientes que te abrumas pero después verás como todo mejora y terminamos enredados entre tus personajes.
    BESOS

    ResponderEliminar
  12. me gusta esta caperucita :)

    ResponderEliminar
  13. Yo también quiero que me arrope con un trozo de cielo.

    (me encanta)
    :)

    ResponderEliminar
  14. Caperu parece tener un misterio grande, espero seguir sabiendo de ella :) que hasta ahora me encanta como es!

    ResponderEliminar
  15. Yo quiero que los búhos me reciten poemas debajo de la luna tapada.

    y quiero jugar con tus dragones al pilla pilla.

    ResponderEliminar
  16. que lindo eso de caperucita!
    Me encanto como detalle a detalle se puede ir formando a un personaje viendolo desde tus ojos!
    me encanta el blog! muy tierno...

    besitos Ü

    ResponderEliminar

Las tormentas en verano son la única anomalía no-cardiovascular que siempre he querido investigar: Como si el invierno y el verano dejasen de ser rivales por un momento, para amarse con una pasión grande como lo es el mundo, constelaciones y todo.

(si tienes algo que decir, hazlo ya; Que el café se enfría y C. nunca fue paciente)